ÚLTIMA HORA

Barça

Real Madrid

Fútbol

Motor

+Deportes

Sport TV

Actualidad

FDJ

El deporte puede reducir hasta un 30% el riesgo de cáncer de mama, colon, vejiga o estómago

El ejercicio físico ha demostrado mejorar la calidad de vida y disminuir los efectos secundarios de los tratamientos, dice la Sociedad Española de Oncología Médica

El ejercicio físico es un buen tratamiento contra la hipertensión. / | FREEPIK
Nieves Salinas Madrid

El ejercicio físico puede reducir hasta un 30% el riesgo de cáncer de mama, colon, vejiga urinaria, endometrio, esófago y estómago, y casi el 20% el riesgo de mortalidad específica por cáncer. Los datos "más sólidos" hasta la fecha se centran en cáncer de mama y colorrectal, pero este beneficio se extiende a otros tumores como el de próstata y pulmón. Lo recuerda la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) con motivo del Día Mundial de la Actividad Física que se celebra este 6 de abril.

La prevención del cáncer empieza con solo 30 minutos de ejercicio al día, señala la sociedad científica, que busca concienciar de la importancia en todas las etapas de la enfermedad, desde la prevención, durante el tratamiento y en los largos supervivientes y promueve en redes sociales la campaña 'Ejercicio contra el cáncer'.

Porque, insisten los oncólogos, el deporte ha demostrado mejorar la calidad de vida y disminuir los efectos secundarios derivados de los tratamientos, al aumentar la capacidad cardiorrespiratoria de los pacientes y reducir la fatiga, y mejorar la percepción de su salud.

Un pilar fundamental

"El ejercicio físico es un pilar fundamental en el estilo de vida saludable, y existe evidencia consistente sobre la asociación entre el ejercicio físico y la reducción en la incidencia y mortalidad por cáncer. A pesar de estar bien documentados los beneficios del ejercicio físico, pocos pacientes se mantienen físicamente activos por la falta de información y las reticencias debido a los efectos secundarios, al miedo a nuevos efectos adversos, a la falta de motivación o a las dificultades en el acceso al ejercicio", subraya el presidente de SEOM, el doctor César A. Rodríguez.

Además, continúa, "es importante adoptar estilos de vida saludables, evitando el tabaco, el alcohol, la mala alimentación, el sedentarismo, la obesidad y la exposición solar sin protección, factores de riesgo evitables responsables de un tercio de las muertes por cáncer".

Población sedentaria

En España, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), solo el 37,7% de la población adulta realiza actividad física regular mientras que el 27,4% de la población se declara sedentaria. "Realizar ejercicio físico es seguro durante todas las etapas asistenciales del cáncer, incluso durante los tratamientos activos como la quimioterapia, ya que se asocia con una mejor tolerancia a los mismos, e incluso podría aumentar las respuestas", añade el oncólogo.

La actividad física diaria ayuda a controlar el peso, mejora la regulación hormonal, fortalece el sistema inmune, y reduce la inflamación

'Ejercicio contra el cáncer' es un movimiento para concienciar a la sociedad de que la prevención empieza con solo 30 minutos al día. Distintos estudios, abunda SEOM, indican que la actividad física diaria ayuda a controlar el peso, mejora la regulación hormonal, fortalece el sistema inmune, y reduce la inflamación, los niveles de azúcar en sangre y la resistencia a la insulina.

Reducir recaídas

Y, en pacientes con cáncer, el ejercicio físico puede ser útil en la reducción del cansancio y la depresión, además de influir positivamente en la eficacia de los tratamientos, aumentando las respuestas o reduciendo recaídas. Por lo tanto, ayuda en la recuperación", prosigue la doctora Blanca Herrero, coordinadora del Grupo de Trabajo de Ejercicio y Cáncer de SEOM.

 

A la hora de prescribir deporte, aclaran los médicos, "es esencial una adecuada valoración de su situación basal, y de las comorbilidades, tratamientos, síntomas y aspectos socioculturales de cada paciente". SEOM ha elaborado el documento de posicionamiento 'Ejercicio en los pacientes con cáncer: niveles asistenciales y circuitos de derivación', que pueden consultar los profesionales.