Barça

Real Madrid

Fútbol

Motor

+Deportes

Sport TV

Actualidad

FDJ

El árbitro que pitó dos veces el final en la Copa África: "Me lo pidió Dios; si no vuelvo en ataúd"

Janny Sikazwe, árbitro zambiano del Túnez-Mali, habla por primera vez tras su episodio en el torneo africano

El árbitro confirmó que estaba desorientado en la segunda parte y que "no podía oír a nadie"

¡Un arbitró finalizó un partido de la Copa de África en el minuto 85! | Twitter

A principios de enero, una imagen de la Copa de África dio la vuelta al mundo. En el Túnez-Mali, el árbitro zambiano Janny Sikazwe pitó el final del partido en el minuto 85. Tras la confusión, reanudó el juego y dio el choque por finalizado diez segundos antes del 90, sin tiempo añadido, pese a diferentes cambios, revisiones del VAR, etc.

Días más tarde, diferentes servicios médicos de la competición confirmaron que Sikazwe había tenido un golpe de calor.

Esta semana, el colegiado ha hablado con diferentes medios de su país, en las que ha dado explicaciones sobre lo ocurrido: "Cuando llegué a Limbe, hacía mucho calor, con una humedad terrible de más del 85%...  Después de calentar, incluso después de beber, para refrescarme, tenía la impresión de tener aún sed. Y fue deteriorándose con los minutos. Pero los árbitros somos soldados y estamos listos para continuar”.

Sikazwe recuerda que "al final de la primera parte, esperamos a que nos abrieran el vestuario y nos tumbamos con las piernas en alto para relajarnos. Tomamos un poco de agua y zumo". Ya en la segunda parte, relata que empezó a "perder el rumbo. Sentía que no había descansado nada. Estaba confundido y no me di cuenta de nada. Mis asistentes me estaban hablando pero no podía escuchar a nadie. Fue una situación muy extraña.  No tengo ningún recuerdo de eso. Incluso hoy, todavía no puedo ver. Fue la primera vez que sentí eso en mi carrera La Confederación me llevó al hospital al día siguiente. Me hicieron un electrocardiograma y los resultados fueron normales", añadía Sikazwe.

Tal fue el golpe de calor del colegiado, que temió por su vida: "Estuve muy cerca de regresar a Zambia en un ataúd. Muy cerca de entrar en coma y ese hubiera sido el final. Todo estaba muy caliente y mi cuerpo no se estaba enfriando. Creo que dios me dijo que terminara el partido. Él me salvó. Escuché que tenía que acabar el partido, quizá estaba hablando conmigo mismo, no lo sé".

 

A pesar de eso, el árbitro admite el error de no haber dicho que no se encontraba en las mejores condiciones. "Normalmente, si no podía continuar debería haber hablado con el cuarto árbitro. Pero no tuve tiempo de hablar con él. Mi familia estaba muy preocupada, después de todas las noticias, especialmente en las redes sociales. Personas que no conocía me enviaban mensajes telefónicos. Tuve que bloquearlos. Me encanta este trabajo y voy a continuar. Algunas personas dicen que tal vez este es el momento de jubilarme, pero no lo haré", explicó.

VAR